Ir Arriba

Historias de la cooperación técnica

Conservas Laurelis: mujeres ecuatorianas con la vista puesta en el mercado internacional

Ellen Mortensen, dueña de Conservas Laurelis está a la expectativa de los nuevos lineamientos de bioseguridad y sanidad de la Unión Europea para cumplir su meta de exportar sus productos en el mercado alemán.
Ellen Mortensen, dueña de Conservas Laurelis está a la expectativa de los nuevos lineamientos de bioseguridad y sanidad de la Unión Europea para cumplir su meta de exportar sus productos en el mercado alemán. 

San José, 4 de junio de 2020 (IICA). La infancia de Ellen Mortensen está marcada por los olores de las conservas de vegetales y frutas condimentadas que se preparaban en su casa, en Quito, siguiendo la tradición danesa de su familia paterna.

En su adolescencia disfrutaba prepararlas ella misma, hasta que en 2015 decidió venderlas en el mercado local, después de patentar su marca, la sazón Laurel. Así surgió Conservas Laurelis.

“La cadena Supermaxi tenía una apertura especial para productos de empresas ecuatorianas y entregamos unas muestras que fueron aceptadas. Luego de los trámites iniciales, en 2016 logramos colocar nuestros productos de pepinillo y remolacha en conserva”, contó Mortensen.

Actualmente tiene hasta cinco empleadas, dos de ellas fijas, y 20 diferentes productos. Conservas Laurelis cuenta con una pequeña fábrica en Quito, en un local propio adecuado para fabricar alimentos, con acero inoxidable y lavable, y estrictas normas de calidad e inocuidad.

Este crecimiento tenía un norte: vender sus productos en otros países.

“Siempre nos subimos a la idea de exportar y en junio de 2019 aceptamos una invitación del IICA para prepararnos para vender en Alemania, por medio del Programa Exportador Global: Ecuador para el Mundo”, afirmó la empresaria.

Esa experiencia, impulsada por la Representación en Ecuador del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), fue clave para recibir asesoría y entrenamiento y así cumplir con los requisitos del exigente mercado alemán.

“La ayuda del IICA fue fundamental”, explicó Mortensen. “Nos brindaron su experiencia y facilitaron conexiones, pues como persona natural y como pequeña empresa es difícil abrirse paso solo”, agregó.

“Este tipo de iniciativas aportan a la diversificación productiva del país. Esto permitirá acceder a nuevos mercados y el ingreso de divisas, tan necesarias a raíz de la emergencia sanitaria provocada por el covid-19 a nivel mundial”, comentó Diego Borja, subsecretario de Agroindustrias y Procesamiento Acuícola del Ministerio de la Producción de Ecuador.

En este país apenas cinco productos primarios -sin valor agregado- constituyen el 80 % de las exportaciones: banano, camarón, flores, cacao y pescado.

“La mejor opción para las exportaciones ecuatorianas podría ser dirigir la mirada hacia nichos como el orgánico o agroecológico, que no exigen grandes volúmenes, pero sí calidad”, dijo Margarita Baquero, especialista en Agronegocios y Comercio del IICA en Ecuador.

“Existe la oportunidad de explorar este tipo de mercados en la Unión Europea, especialmente en España, y aprovechar las ventajas arancelarias del acuerdo firmado entre Ecuador y ese bloque de países”, afirmó.

Además de recibir entrenamiento para exportar, con el patrocinio del IICA y la Asociación Nacional Fabricantes de Alimentos y Bebidas (ANFAB), Conservas Laurelis participó en una rueda internacional de negocios con representantes de Asia, Sudamérica, Estados Unidos, Turquía y Japón, entre otros lugares.

“Como se dice popularmente, ahí nos aterrizaron, pues muchos de nuestros productos no estaban alineados con lo que esperan esos clientes. Eso nos obligó a redirigir algunos, focalizados a los mercados europeo y asiático”, comentó esta emprendedora.

Por ejemplo, en vez de usar azúcar blanca, Conservas Laurelis comenzó a desarrollar conservas “sugar free” con frutas autóctonas del Ecuador, como tomate de árbol, pitahaya y uvilla, además de mango y piña.

También usaron envases pequeños, dejaron de lado los colorantes y preservantes y agregaron una etiqueta moderna. Implementar los cambios les tomó algunos meses y algunos de los productos fueron presentados a los compradores alemanes a inicios de enero de este año.

Y cambió el panorama…

Pero, entonces, estalló la pandemia de covid-19.

El proceso de exportación de Conservas Laurelis a Alemania se paralizó, lo que obligó a Ellen Mortensen y su empresa a buscar alternativas en el mercado nacional.

Aun así, no desistirá en la meta de exportar y está a la expectativa de los nuevos lineamientos de bioseguridad y sanidad de la Unión Europea.

“Ahora buscaremos registros sanitarios para los productos que tenemos, para venderlos en el mercado local. Después de la pandemia queremos exportar, para alcanzar nuestro objetivo de crecer, generar empleos y desarrollarnos”, aseguró. 

Más información:
Gerencia de Comunicación Institucional del IICA. 
comunicacion.institucional@iica.int